Ethan de Athos, Lois McMaster Bujold

jueves, 9 de febrero de 2012
Título: Ethan de Athos
Autora: Lois McMaster Bujold
Editorial: Ediciones B
Colección: NOVA Ciencia Ficción, número 106
ISBN: 84-406-4414-0
Fecha publicación: Febrero 1998

Sinopsis:
Athos es un planeta reservado sólo a los varones, un lugar que los Padres Fundadores han querido apartado y aislado. Un mundo en el cual, como no podría ser de otra manera, la mujer es un tema tabú. Un planeta donde la única sexualidad posible es la homosexualidad.

Un mundo exclusivamente masculino, casi idílico. Pero el doctor Ethan Urquhart experto obstetra y hábil especialista en los replicadores uterinos, que en Athos han substituido el papel reproductor de la mujer, descubre que la dotación genética de Athos empieza a agotarse.

El joven e inocente Ethan recibe del Consejo de Athos la misión de abandonar el planeta para adquirir, a la mayor brevedad posible, los imprescindibles recambios de cultivos de tejidos ováricos. Por todo ello, Ethan se verá envuelto en un sinfín de aventuras en la Estación Kline, donde conocerá a la comandante Elli Quinn, de los Mercenarios Dendarii dirigidos por Miles Vorkosigan.



El otro día leí esta novela, cuyo argumento me llamó la atención desde la primera línea. Como la sinopsis está bastante bien, voy a centrarme en los diferentes aspectos de la novela que vale la pena desarrollar.

En primer lugar, si deciden leerla, no esperen encontrarse con un tratado de antropología como lo son las novelas de Ursula K. Le Guin. Eso fue algo que eché mucho de menos en esta historia. No está del todo explicado cuál fue el plan de los Padres Fundadores cuando decidieron asentarse en Athos y crear un mundo solo de hombres, ni tampoco se desarrolla cómo funciona la sociedad de dicho planeta.

Para tener hijos, un athosiano debe estar calificado y tener el dinero para mantener a un niño. Si ese es el caso, deberá acudir a un Centro Rep, donde mezclarán su material genético con óvulos de cultivos ováricos que datan de los tiempos de los Padres Fundadores.


Los acuerdos de alternos designados pueden hacerse y se hacen entre hermanos, primos, padres, abuelos... cualquiera que esté calificado para actuar como padre. La paternidad compartida entre amantes es solo la variedad más común.


Sin embargo, la novela no tiene ninguna pretensión de ser una especie de La mano izquierda de la oscuridad y no creo que sea justo restarle puntos por exigirle algo que está fuera de sus objetivos. Tengo entendido que este libro pertenece a una serie de ciencia ficción de novelas de aventura de y, como en ellas, esta historia tiene sus malvados, sus misterios que resolver y sus explosiones. A pesar de eso, creo que si hubiera desarrollado más todos los aspectos que mencioné antes, además de ampliar el aspecto psicológico de los personajes (unas 200 páginas más, más o menos), sería una obra perfecta.

El protagonista de la novela es Ethan Urquhart, Jefe de Biología Reproductiva en el Centro de Reproducción del Distrito de Sevarin. Como dice la sinopsis, los tejidos ováricos que utilizan en Athos (llamado «el planeta de los maricas» por los hombres del espacio exterior) se han desgastado por los doscientos años de uso. Luego de que el pedido de tejido ovárico que Athos hiciera a la Casa Jackson's Whole fuese saboteado, Ethan se ve obligado a salir del planeta en busca de nuevo material genético para que los athosianos puedan seguir reproduciéndose. La mujer, en Athos, es una figura temible y diabólica, y cuando Ethan conoce en la Estación Kline a la comandante Elli Quinn, su primera reacción es la de querer salir corriendo.

Ethan es todo un personaje, en todos los sentidos. En algunos pasajes de la novela puede advertirse que hasta el narrador se burla de su timidez y su miedo a las mujeres y hace uso de su afeminamiento para darle un toque de humor a las escenas dramáticas:


Ella [Elli Quinn] rebuscó en el bolsillo de su chaqueta.
—Y aquí tiene una barra de caramelo para que se anime.
Ethan la cogió; no pudo evitarlo.

Al mirar pasillo abajo en un cruce, [Ethan] dio un gritito de alegría.

—Quiero irme a casa —gimió [Ethan].

—¡Dios Padre —gimió Ethan horrorizado—, el Consejo de Población creerá que fui lo bastante depravado para hacerle el amor a una mujer en un tuboflex!
—¡Dios no quiera! —susurró Quinn entre dientes, igualmente consternada— que el comandante Naismith crea que fui lo bastante estúpida para hacer el amor con nadie en un tuboflex!


En la estación Kline, donde tiene lugar la mayor parte de la acción, Ethan conoce a Ruyst Millisor y su equipo, los capitanes Rau, Setti y Okita, nativos de Cetaganda, quienes lo interrogan de una manera nada amable bajo los efectos de la pentarrápida, una droga de la verdad.

En Kline, Ethan conoce a Terrence Cee, un joven que le solicita asilo en Athos para huir de su pasado. Sin embargo, Terrence no es un hombre común: es un experimento genético de Cetaganda, que tenía como objetivo crear humanos con habilidades telepáticas.

Ethan desea tener un hijo, pero Janos, su hermano adoptivo y pareja (no se profundiza mucho en este aspecto) no desea ser padre ni alterno designado. Cuando finalmente llegan a Athos, Ethan, que se sintió atraído por Terrence desde el principio y sabiendo que el joven desea ser padre, no duda en proponerle un acuerdo:

—Me sentiría feliz de ser el padre alterno designado de tus hijos.


Y no podía faltar la echada de galgos. Ethan le dice a Terrence, que ha sido heterosexual toda su vida:

He pensado que tal vez, con el tiempo, acabarías aceptando nuestras costumbres. No quiero presionarte ni nada parecido, pero si empiezas a acostumbrarte a la idea, me lo harías, eh, saber...


Sin embargo, y observando los hechos fríamente, Ethan actúa como un traidor. No puedo develar más porque creo que ya dije demasiado, pero la debilidad y la atracción que siente Ethan por Terrence (dudo de si llamarlo «amor») de alguna manera pone en peligro el futuro y el orden «natural» del planeta Athos, tal como ha sido hasta el momento.

En síntesis, la novela es interesante, entretenida y divertida, pero quizá su aspecto más original de todos, un planeta habitado solo por hombres, ha sido un poco desaprovechado.




Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

Madre Noche, Rachel Pollack

sábado, 28 de enero de 2012
Título Original: Godmother Night
Traductor: María Pilar San Román
Diseño de Portada: José Llopis
Precio: 18,95 €
Tamaño: 23x16
Páginas: 384
ISBN: 978-84-15156-28-4

“Madre Noche” es una novela de fantasía centrada en la identidad personal, el amor y la muerte.
Jaqe no tiene identidad propia hasta que conoce a Laurie, hasta que descubre su verdadero nombre, proporcionado por Madre Noche. En ese momento Jaqe y Laurie se amarán sin medida, y junto con su hija Kate se convertirán en un todo, pero no podrán vivir como el resto del mundo.
Conocen la muerte que proporciona Madre Noche, y utilizarán ese conocimiento para negociar con ella, modificarla y cambiar el fino equilibrio entre vida y muerte en el mundo.

Rachel Pollack teje personajes memorablemente humanos; a través de la transposición de mitos y antiguo folclore a un entorno moderno, consigue dar nueva vida a los viejos cuentos, y profundidad a un mundo aparentemente simple.

“El moderno cuento de hadas de Pollack es ingenioso y original, pero aquí el punto fuerte reside en los personajes, en el perfecto retrato de las relaciones de las mujeres entre ellas, lleno de resonancia y realismo. Esta es otra gran muestra de uno de los talentos más sensibles de la actualidad”.

Publishers Weekly

Descargar avance editorial

Muchas gracias a la editorial Grupo AJEC por proporcionarme la novela



Hace un par de meses que quería ponerme a leer este libro, pero como deseaba leerlo tranquila y sin interrupciones, no lo agarré hasta ahora. Y menos mal que lo hice así, porque cuando lo empecé a leer, no lo pude soltar. Como vi que se hizo una lectura conjunta de esta novela, leí un par de las reseñas que hicieron los lectores para no repetir lo mismo... Me encontré con cosas que me sorprendieron bastante y... realmente me sorprendí no encontrarme con otras.

Madre Noche está dividida en cuatro partes separadas temporalmente entre sí. La primera parte, llamada «La mujer sin nombre», cuenta cómo se conocieron las protagonistas, Laurie y Jaqe. Las muchachas fueron presentadas en un baile de la universidad por una extraña mujer que se hace llamar Madre Noche, un personaje misterioso y excéntrico, casi siempre acompañada por un grupo de bellas motoristas. Laurie pertenece a un grupo de militantes lesbianas, mientras que Jaqe aún está en su primer año y no tiene bien en claro su sexualidad. A partir de esa noche, las protagonistas comienzan su relación amorosa.

«El bebé en la piedra» es una parte coyuntural: Jaqe desea tener un hijo, cosa que a Laurie le parece una locura. Sin embargo, a pesar de no estar segura, consiente el deseo de su pareja y acuden a la inseminación artificial.

«La niña que jugaba con la muerte» narra la infancia de Kate, la hija de Jaqe y Laurie. Siendo la sobrina de la mísmisima Muerte, Kate puede ver a los muertos caminando por la calle y hablar con ellos. A sus nueve años, Kate se hace amiga de Jimmy (<3), un niño muerto que se viste de niña, para el horror de las personas que lo ven por la calle.

Finalmente, «La mujer en la barca» se centra en la vida adulta de Kate como mensajera de la Muerte. Realizando este trabajo es cómo conoce a Melissa, la hija de un artista moribundo, de quien se enamora y con quien tiene un romance.


Madre Noche es una novela que tiene como protagonistas a las mujeres. Este es un hecho que, a mi parecer, no se puede criticar, simplemente puede gustar o no. No olvidemos a Mark, el dueño de la librería donde trabaja Laurie, quien ayudará a la pareja a buscar un donante de esperma para la inseminación artificial. No hay que pedirle a la novela que profundice en personajes innecesariamente... A mí me habría encantado que se profundizara en Jimmy Muerto (su familia, la homofobia que sufría, su muerte... que encontrara un novio muerto —o vivo—), pero, vamos, ¿sería necesario?

Me llamó mucho la atención la crítica de que "todas las protagonistas son lesbianas"... Bueno, eso suele suceder cuando se lee un libro de temática lésbica. Generalmente las mujeres lesbianas se ponen de novias con mujeres lesbianas y es común que tengan amigas lesbianas. Ironías aparte, lo que pasa es que la novela está siendo comercializada como novela de fantasía (con todo el derecho) y este género no tiene una amplia tradición LGBT.

El asunto de que "de una hija lesbiana sale una hija lesbiana" tampoco me parece una crítica válida porque parte del prejuicio de la normalidad. Hijos homosexuales nacen de padres heterosexuales y viceversa, y la homosexualidad no es ninguna enfermedad contagiosa como para ver con malos ojos que de una pareja de mujeres nazca una hija que pueda amar a las mujeres o un hombre que pueda amar a los hombres.

Jaqe tiene que sufrir este prejuicio por parte de su familia, quienes nunca terminan de aceptar la sexualidad de su hija y ni siquiera dejan que Laurie duerma con ella en la misma habitación. Laurie, en cambio, parece tener una familia más abierta, o eso parece.

El amor entre Laurie y Jaqe es descrito con absoluta naturalidad y realismo, sin caer en lo cursi, en lo ensayado, en lo pomposo, con todo lo que una pareja —hetero o gay— debe atravesar: peleas, inseguridades, dudas, escenas íntimas —y picantes— y separaciones dolorosas. Asimismo, los personajes no buscan «agradarle» al lector: son absolutamente humanos, se equivocan, tienen prejuicios, temores y sueños.

Cuando Jaqe queda embarazada, Laurie (quien nunca ha estado convencida de querer agrandar la familia) vive preguntándose si podrá ser una buena madre. La atormenta sentirse inútil cuando Jaqe está débil o enferma y se siente culpable cuando prefiere ir a un bar a tomar algo a quedarse en casa. Me encantó la manera en que Pollack desarrolla esta parte de la historia; me sentí muy identificada con Laurie y creo que cualquier futuro/a padre o madre atraviesa situaciones como esta. Además, el hecho de que sean dos mujeres agrava sus temores y su inseguridad. Cuando tiene que enfrentarse al futuro trágico que Madre Noche ha decidido para ella y Kate, nos sorprende encontramos con un personaje que ha madurado, crecido y, naturalmente, envejecido.

Madre Noche está llena de misterios. Poco a poco, la identidad de la excéntrica mujer que presenta a Laurie y Jaqe en el baile se va revelando y el lector no puede dejar de preguntarse: ¿es Madre Noche, junto con su grupo de motoristas, «la mala» de la historia? Madre Noche es un personaje ambiguo y misterioso, y es difícil calificarla según un espectro de maldad/bondad. Es un ser sobrenatural, no se rige por las normas de los seres humanos y no le agrada ser desafiada. La última parte de la historia, «La mujer en la barca», lo deja bien en claro. Con una evidente intertextualidad con el relato «La muerte madrina», de los Hermanos Grimm, Madre Noche le advierte a Kate que todos sus actos tienen consecuencias y que no es aconsejable ir en contra de lo que los seres superiores han decidido.

Tampoco dejo de leer opiniones que dicen que le quitarían a la novela las dos primera partes. En mi opinión, no siento lo mismo. Y esto es porque estamos demasiado acostumbrados a leer historias lineales y compactas, donde se narra una historia principal rodeada de historias menores. No quiero confundirlos, la historia es lineal, pero cada parte es un todo: tiene un principio, un final, sus protagonistas y su argumento. Este es el motivo por el que, como dije antes, no se puede decidir si Madre Noche es la «villana» de la historia.

Llena de magia y de un profundo simbolismo, adornada con bosques encantados, fantasmas simpáticos y otros un tanto desequilibrados, Madre Noche es una maravillosa novela acerca de la familia, la lucha, el amor y la muerte. Asimismo, es una épica y profunda alegoría acerca del rol de la mujer como fuente de vida. Muy recomendable y, sin lugar a dudas, creo que exige una segunda lectura no solo para comprenderla mejor y atar cabos sueltos, sino también para disfrutar de nuevo de la hermosa historia de amor de Jaqe y Laurie.



Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

Nombre de guerra, Claudio Zeiger

martes, 17 de enero de 2012
Título: Nombre de guerra
Autor: Claudio Zeiger
Editorial: Destino
Páginas: 159

Texto de contratapa:

"La madre traza la imagen de su hijo en la sombra de una pared opaca, la bordea de cruces y espera la aparición de un mensaje sobre el futuro. Enigmática, calla lo que lee en ese mandala y a partir de ahí, la identidad sella su posibilidad de expresión. El enojo y la tensión de la piel sienten "una náusea dulce". ¿Quién es el sujeto? ¿Qué se espera del futuro y de ese sujeto, el hijo? ¿Cómo se marcan las líneas de la vida? ¿Qué lugar ocupa quien ofrece su cuerpo para ser leído? Violencia y desnudez de ese gesto inaugural dan inicio a la historia de un muchacho de Avellaneda -que él y su amigo nombran "el pueblo"- donde la suma de opuestos entablan una guerra permanente: nombre real o nombre de guerra, ser o parecer, hombre o arcángel, macho o hembra, centro o suburbio.

Chicos de aire huérfano deambulando por ambientes duros, víctimas de la intemperie son chicos que como Silvio -el mítico personaje arltiano de Juguete rabioso- desenmascaran la hipocresía y arman su propio texto de iniciación. Nombre de guerra teje las aventuras y cacerías nocturnas de dos taxy-boys que buscan la libertad en la fácil obtención de dinero a través de la prostitución. La consigna es cambiar de nombre y jugar al "yo no soy el que ustedes creen que soy": Andrés-Gabriel, Adrián-Pablo.

Si dar un nombre es dotar a otro de ser, elegir un nombre es animarse a los límites de la identidad. En esa cadena de nombres propios un objeto que satura esa continuidad aparece como desencadenante: así, una cadenita que pasa de mano en mano encierra una trasgresión, una entrega y una clave.
Claudio Zeiger indaga magistralmente el espacio de la identidad y socava el lenguaje del relato tradicional con un realismo crudo que impacta y desestabiliza todos los estereotipos.




Un breve acercamiento a la novela


Andrés y Pablo son taxi boys. Juntos, recorren boliches y cines porno en busca de hombres que les paguen con dinero o regalos caros. Andrés y Pablo, por la noche, son Gabriel y Adrián. Juntos, se tiran en la cama de Pablo, a reírse de esos hombres que les compran camisetas y pulóveres de marca. Mónica, la madre de Pablo, en su sordera y vejez, sabe que su hijo anda en cosas raras. Y una tarde, irrumpe en la casa de Andrés para soltarle todo a su madre:

¿No sabe que su hijo y el mío andan con maricas?

Andrés se va de la casa y vuelve esporádicamente, cuando su madre trabaja, para buscar ropa e intentar volver el tiempo atrás. Pablo se va al sur, dice, para olvidarse de esa vida y trabajar con sus tíos.

Andrés, que ha sido moldeado por las manos de Pablo, se encuentra perdido en la Avellaneda nocturna (el pueblo), sin un lugar donde dormir y sin nada de dinero. Allí comienza la historia. Mientra Pablo, al parecer, ha decidido trabajar y dejar la prostitución, Andrés —Gabriel, el Arcángel—, en la eterna búsqueda de una libertad imposible, se ha quedado huérfano de nuevo.

Todos ocultan. Algunos lo hacen por necesidad. Otros por aparentar lo que no son. Otro, por puro gusto, porque se acostumbraron a mentir y ya no pueden dejar de hacerlo. "Yo lo tengo estudiado" le dijo Pablo. "Si mostrás más, no se tiene que notar, suena falso, queda mal. Pero si mostrás menos, sí se tiene que notar."
—¿Yo? —se animó a preguntar Andrés—. ¿Qué hago?
Pablo lo miró un largo rato y después empezó a sonreír.
—Te aconsejo mostrar menos.

P. 96

Sin embargo, todo parece indicar que Pablo no está en el sur, como le había dicho a su amigo. A Pablo lo están buscando por algo y Andrés no tiene ni idea del porqué.

Lo que más me gustó de la novela, además de sus personajes crudos, sin adornos, tan desnudos como recién nacidos, fue que nos deja con un duda: ¿estamos, después de todo, frente a una historia de amor?



EL AUTOR

Claudio Zeiger nació en Buenos Aires en 1964. Publicó las novelas Nombre de guerra (1999; reeditada en 2003 con el sello Destino), Tres deseos (Destino, 2002), Adiós a la calle (Emecé, 2006) y Redacciones perdidas (Emecé, 2010). Trabaja como periodista desde hace más de una década, y actualmente se desempeña como editor de la sección Libros del suplemento Radar de Página/12.



Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

La máscara de carne, Maxence van der Meersch

miércoles, 4 de enero de 2012

Título: La máscara de carne
Autor: Maxence van der Meersch

Título original: Masque de chair
Edición año: 1962 (segunda edición)
Traducción de Ramón Hernández
Portada de J. Palet


Encontré esta reliquia como encuentro la mayoría de los libros LGBT: por casualidad. Lo hallé en la misma librería donde conseguí El cuarto de Giovanni, de James Baldwin, y No se lo digas a nadie, de Jaime Bayly. Me encanta esa librería, casi siempre que voy, encuentro algo. No recuerdo su nombre, pero está sobre la calle Corrientes, a dos cuadras del Obelisco.

El libro es una edición bastante cuidada, debió de ser muy lindo cuando era nuevo (tiene casi 50 años). Es de tapa dura, con los pliegos cosidos, con unas guardas interiores con el detalle de un hipocampo.


Vista del lomo


Vista del corte, con sus hojitas amarillentas


La máscara de carne es una historia que retrata la experiencia de ser homosexual en la Francia de los años 1930. Como el libro no trae sinopsis, les dejo a continuación la foto que saqué de la primera página, que resume bastante bien lo que hallaremos en su interior:



El protagonista y narrador del relato —narrado en primera persona—, es Manuel Ghelens, un hombre homosexual de aproximadamente cuarenta años (nunca nos revela su edad exacta). Manuel nos cuenta su vida desde su más tierna infancia: desde el inmenso amor que sentía por su abuela, quien lo cuidó hasta que cumplió los cinco años, hasta las diferentes experiencias que va sufriendo a lo largo de su adolescencia y su vida adulta, por culpa de la estigmatización que padecían las personas homosexuales en su época.

Así, Manuel nos va a contar que le gustaba disfrazarse de niña y que su primera experiencia sexual —a los dieciséis años, más o menos— fue con un hombre adulto, obeso y de apariencia desagradable y aspecto de bulldog.

A lo largo de todo su relato, Manuel, quien vive atormentado por ser gay, se adjudica toda clase de adjetivos desagradables como "castrado del alma", "bestia ignominiosa", "monstruo" y sus padres, miembros de una adinerada familia francesa de origen flamenco, lo maltratan de la misma manera:


—¡Estamos hartos de ti! —chilla mi madre.
—Nos das asco—me grita mi padre—. ¡Eres un cerdo!
Pág. 135

—¡Imbécil! ¡Siempre serás un fracasado! ¡Tendrás que vivir siempre como una bestia! ¡Y sólo por tu culpa!
Pág. 89


Castigado por la homofobia y el odio, Manuel piensa que jamás podrá ser feliz, ni darle amor a nadie. Cree que no tiene merecida la felicidad, porque no concibe que pueda existir amor verdadero entre dos personas del mismo sexo. De esa manera, mantiene relaciones sexuales ocasionales con desconocidos que se aprovechan de su dinero, hombres que se burlan de él cuando él manifiesta su deseo de volver a verlos:

Recuerdo el asombro, la perplejidad de algunos ante esta necesidad mía de adherirme, de entregarme, de poder dedicar a alguien mi deseo de abnegación y de ternura... ¡Esa carcajada!
—¡Qué tipo más raro eres! ¿Volver a vernos? ¿Para qué? Ya no deseo nada más. Se acabó. Estamos satisfechos.
Pág. 51

Sólo se aferran a mí —empecé a comprenderlo hace mucho tiempo— quienes me explotan, quienes viven de mí, de mi vicio, de mi miseria. Como los gusanos en la madera de un árbol enfermo.
Pág. 78

De urinario en urinario, en busca del amor. A la merced de un guardia o de un puñetazo en pleno rostro.
Pág. 165


Sin embargo, Manuel conoce algo muy parecido a la felicidad cuando encuentra a Seddik, un muchacho argelino que se ofrece a él una noche, en la playa. A pesar de haberse dedicado a la prostitución para sobrevivir, Seddik nunca más vuelve a aceptar dinero de Manuel y afirma de solo desea ser su amigo. Pero cuando Manuel debe viajar a Hamburgo por cuestiones de negocios, contrae el tifus y jamás lo vuelve a ver. Seddik, en consecuencia, poblará sus recuerdos y sus noches de insomnio.

Para evitar caer "en el abismo", el protagonista se medica con anafrodisíacos, que solo le sirven para aplacar su deseo momentaneamente, hecho que le acarrea consecuencias terribles. Por el mismo motivo, intenta dedicar su energía a obras de caridad, pero esto, a la larga, tampoco lo beneficia.

Resulta un poco pesado leer continuamente los lamentos de Manuel, los largos pasajes en los que se insulta a sí mismo y a su "vicio". Su inquietud espiritual es terrible y es difícil extraer de la historia un mensaje positivo. A pesar de todo, debemos aceptarla como un vivo retrato de la realidad que padecieron (y siguen padeciendo) las personas gays en épocas tan hostiles como aquella.

Para los que quieran el libro y vivan en Argentina, les dejo el link de Mercadolibre, donde hay disponibles dos ejemplares.


EL AUTOR

Maxence Van der Meersch. (Pierre Cardijn, Roubaix, 1907-Le Touquet, 1951) Escritor francés. Su primera novela, La casa de las dunas (1932), constituyó un gran éxito. En su obra, impregnada de populismo cristiano, denuncia las flaquezas de los hombres, víctimas de una sensualidad exacerbada. Entre sus otras novelas destacan La huella del dios (1936, premio Goncourt), Pescador de hombres (1940), y Cuerpos y almas (1943).

Fuente: Biografías y vidas



Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

La llamada de la sangre, Poppy Z. Brite

martes, 13 de diciembre de 2011
Título: La llamada de la sangre
Autora: Poppy Z. Brite
Editorial: La Factoría de Ideas
ISBN: 9788498001396
Páginas: 352


Robert McGee es un hombre que vive bajo una oscura nube. Es incapaz de escapar al alcoholismo y a la violencia que se han convertido para él en una segunda naturaleza. Poco después de asentarse en una granja decrépita de Missing Mile, mata a su mujer y a su vástago menor antes de suicidarse. Solo queda vivo Trevor, su hijo de cinco años...

Veinte años después, Trevor regresa a la casa en la que vivió y murió su familia. Es entonces cuando conoce a Zachary Bosch, un pirata informático de Nueva Orleáns que huye de la ley.



Un breve acercamiento a la novela


Siguiedo lo pactado con la sinopsis del libro, que deja la trama bastante huérfana, los protagonistas de esta historia son los típicos adolescentes descarriados tan característicos de Poppy Z. Brite: físicamente hermosos hasta el punto del dolor, con un pasado trágico (padres golpeadores, adictos o inexistentes), antecedentes penales y con una filosofía de vida (y de muerte) muy particular.

Trevor McGee tiene veinticinco años y ha vivido hasta los dieciocho en un hogar de huérfanos. Cuando cumplió cinco años, su padre, el popular dibujante Bobby McGee, asesinó a su mujer y a su hijo menor y dejó a Trevor vivo. Al llegar el vigésimo aniversario de los hechos, Trevor regresa a Missing Mile, Carolina del Norte, en busca de la casa de Violin Road, cargando solo una mochila con un poco de ropa y su cuaderno de dibujo.

Zachary Bosch tiene diecinueve años y vive por su cuenta desde los catorce. Sus padres, alcohólicos y golpeadores, encerraron su corazón con llave. A sus diecinueve años, Zach nunca ha estado enamorado y, en sus propias palabras, jamás se acuesta con personas a las que respeta. Zach es un pirata informático y vive del dinero que les roba a los demás. Sin embargo, un día el FBI le sigue la pista y Zach se ve en la oblicación de dejar su apartamento del Barrio Francés, en Nueva Orleáns.

Es en Missing Mile (pueblo ficticio donde también transcurren los hechos de La música de los vampiros) donde Trevor y Zach se conocen. La atracción es inmediata, terrible e insoslayable. La tétrica casa de Violin Road, que parece poseer vida propia, será testigo del creciente amor entre ambos muchachos.

Como toda casa encantada, la casa de Violin Road, les juega sus malas pasadas. Será allí, una noche de drogas y sexo, cuando Zach y Trevor deberán enfrentarse a lo que han venido a buscar y a aquello de lo que han estado huyendo.

Desde que leí La música de los vampiros, devoré todo lo que pude hallar de Poppy Z. Brite. Leí algunos cuentos sueltos, la novela de esta reseña y El arte más íntimo, que voy a reseñar más adelante. En este último mes de noviembre releí estas dos novelas y pude apreciar algunos temas que PZB suele tocar en muchas de sus obras: las familias disfuncionales donde la responsabilidad de la "disfuncionalidad" recae sobre los padres, el embarazo adolescente, el aborto y la paternidad/maternidad no deseada. Todo esto se ve volcado en sus personajes, sus lúgubres y andróginos adolescentes homosexuales.

En La llamada de la sangre aparecen mencionados Steve y Fantasma (los protagonistas de La música de los vampiros). En la cronología ficcional, esta novela es posterior, ya que se menciona que Lost Souls? se encuentra de gira.

El único personaje que aparece en ambas novelas es Kinsey Hummingbird (y tal vez alguno de los músicos), el dueño de El Tejo Sagrado, el bar donde suelen/solían tocar los Lost Souls? y donde Zach tiene su primera experiencia con un escenario.



LA AUTORA


PoppyZBrite Potter2.jpg

Poppy Z. Brite ( Melissa Ann Brite ), nacida el 25 de mayo de 1967 en Nueva Orleáns, Luisiana, es una escritora estadounidense. Desde su primera publicación con 18 años se ha convertido en una de las revelaciones del terror moderno. Ha sido ganadora del premio Icarus a la autora revelación y varias veces nominada a los prestigiosos premios Bram Stoker y Mundial de Fantasía.

Fuente: Wikipedia



Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

Maestro cantor, Orson Scott Card

sábado, 3 de diciembre de 2011
Este libro me lo recomendó Fuu-chan, de Appassionato. No es un libro de temática LGBT, sino que es de ciencia ficción, pero tiene elementos homoeróticos e incluso toca levemente el complicado tema de la pederastia. Voy a comentar el libro centrándome en el tema que nos compete, las relaciones homosexuales entre los personajes, y cómo estas relaciones van formando al protagonista.



Título: El Maestro Cantor
Autor: Orson Scott Card
Editorial: Ediciones B

El joven Ansset, secuestrado a muy temprana edad, ha sido educado en el aislamiento de la Casa de Canto situada en el planeta Tew. Su vida es la música y la canción. Su voz posee cualidades nunca oídas antes. Su arte puede reflejar las esperanzas y los miedos de su audiencia y, amplificando las emociones que inspira, puede incluso servir para sanar. Aunque también para destruir...

Ansset se convertirá en Pájaro Cantor de Mikal el Terrible, el emperador de la galaxia, pero deberá demostrar su capacidad para calmar con sus canciones la conciencia atormentada del temible gobernante.






Un breve acercamiento a la novela


La Casa del Canto, ubicada en el planeta Tew, es una institución políticamente neutral que entrena, desde su más tierna infancia, a niños en las maravillosas artes del canto. La Casa del Canto no negocia con sus cantores: nadie puede llegar a la enorme mansión de piedra para exigir un Pájaro Cantor y nadie puede poseer un Pájaro Cantor sin merecerlo.

Por eso, cuando Mikal, gobernante de un imperio en expansión, irrumpe en la Sala Alta para solicitar un Cantor, el Maestro Cantor Nniv y su segunda, Esste, no creen que su petición pueda ser cumplida.

Sin embargo, setenta años más tarde, el emperador Mikal es obsequiado con el hermoso Ansset, el Pájaro Cantor más impresionante que la Casa del Canto haya albergado jamás, capaz de conmover a su audiencia hasta las lágrimas, la desesperación y el amor.

Ansset, llegado a la Casa del Canto siendo casi un bebé, queda bajo la tutela de la Maestra Cantora Esste, quien será la encargada de instruirlo en las artes del canto y en el uso del control, una disciplina que deberá dominar para mantener a raya sus emociones más intensas.

Cuando cumple diez años, Ansset es entregado a Mikal, que ya es un anciano. En el viejo emperador, Ansset hallará un padre, un hermano y un amigo. La relación entre Mikal y Ansset es bastante ambigua; la narración no está exenta tintes homoeróticos, a lo largo de toda la novela se hace referencia a la hermosura de Ansset y en una ocasión, aprovechándose de su indefensión, un soldado abusa sexualmente de él.


Al respecto, podemos leer en el siguiente fragmento:

Y mientras cantaba las canciones que acababa de aprender de Mikal, Ansset se volvió cada vez más atrevido, y cantó la esperanza de la amistad, la oferta de la confianza. Cantó la canción del amor.
( ... ) Entonces Mikal alargó una mano ( ... ) y Ansset también alargó la suya, y la depositó sobre la palma del anciano. La mano de Mikal era grande y fuerte, y Ansset sintió que podía ser engullido dentro del puño de Mikal, donde nunca le encontrarían. Sin embargo, cuando Mikal cerró su pulgar sobre la mano de Ansset, el contacto fue gentil, la sensación firme aunque agradable, y la voz de Mikal estaba cargada de emoción cuando dijo:
—Eres lo que había estado esperando.


Cuando Mikal muere, la Casa del Canto consiente en que Ansset se quede con Riktors Ashen, el nuevo emperador, y sea su Pájaro Cantor. Sin embargo, los sentimientos que Ansset inspira en él son más fuertes, violentos y autodestructivos que los de Mikal.

Ansset alargó la mano y tocó la urna de cenizas que descansaba sobre la mesa.
—Nunca te amaré —dijo, pretendiendo que las palabras hicieran daño.
—Ni yo —respondió Riktors—. Pero, sin embargo, podemos alimentarnos mutuamente del hambre que sentimos. ¿Se acostaba Mikal contigo?
—Nunca quiso. Nunca me ofrecí.
—Ni lo haré yo. Sólo quiero oír tus canciones.


A pesar de sus palabras, Riktors y Ansset sí se amarán, pero el recuerdo de Mikal siempre será más fuerte. Su relación, aunque nunca llega a ser sexual, tiene muchos matices de una relación de pareja. A lo largo de la lectura, resulta evidente que sienten amor el uno por el otro, sin embargo, no pueden dejar de hacerse daño, a veces inconscientemente o malinterpretándose, y eso los obliga a separarse.

En la Casa del Canto les administran a los niños una droga que retrasa la pubertad y la extiende hasta los quince años. Por eso, cuando Ansset mantiene su primera relación sexual (homosexual) las drogas reaccionan ocasionándole consecuencias terribles, tanto para él como para su amante, un hombre casado llamado Josif que se enamoró de él en cuanto lo conoció.

El maestro cantor (1980), de Orson Scott Card, narra la vida de Ansset, desde que es niño hasta sus últimos días. Como ya dije arriba, no se trata de una novela homoerótica (nada más lejos), pero a veces es interesante leer una obra de ciencia ficción que tenga como trama secundaria las relaciones amorosas (homosexuales o hetero). A través de las páginas, el lector se encontrará que la homosexualidad parece no ser una opción posible para los personajes de este imperio (nada demasiado diferente de la actualidad, digamos), aunque realmente nada lo ponga explícitamente de manifiesto.

En fin, El maestro cantor retrata el largo, doloroso y tortuoso proceso hacia la madurez que deberá atravesar Ansset, desde que llega al palacio de Mikal hasta que regresa a la Casa del Canto décadas más tarde, para transmitir su canto a los niños y dar nacimiento a una nueva generación de cantores. Enfrentamientos, traiciones, un imperio que mantener unido,

Lo único que me inquieta es que este maravilloso personaje no haya conocido nunca a su verdadero amor.



EL AUTOR

Orson Scott Card at BYU Symposium 20080216 closeup.jpg

Orson Scott Card
(24 de agosto de 1951) es un escritor estadounidense de ciencia ficción y otros géneros literarios. Su obra más conocida es El juego de Ender.

Fuente: Wikipedia




Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More
 
Web Stats