La Atalaya, Elizabeth A. Lynn

jueves, 14 de julio de 2011
Elizabeth A. Lynn fue la primera mujer en ganar el premio World Fantasy (lo ganó por esta novela, precisamente, en el año 1980) y, además, fue la primera escritora de ciencia ficción y fantasía en incluir en sus obras personajes homosexuales bajo una luz positiva. En su honor, la librería LGBT A different light tomó su nombre de una de sus novelas (fuente: Fantasticfiction).
Enlace
En mi blog personal, Midori-chan me comentó que existe un libro llamado The Dancers of Arun que trata la relación incestuosa entre dos hermanos varones. Me picó el bichito de la curiosidad e, investigando un poco, me enteré de que el libro es el segundo de una saga llamada Las crónicas de Tornor (Chronicles of Tornor) y que el primer libro fue editado en español hace varios años. Lamentablemente, ya está descatalogado y no se consigue. Este primer libro se llama La Atalaya y lo leí en formato digital. El segundo libro (el de los hermanos) no fue traducido, pero es posible conseguir el eBook revolviendo un poco en Google.

La reseña de este libro la subí a Literatura FyR... pero a ustedes les voy a contar, además, que el libro tiene evidentes toques homoeróticos, aunque no llega a serlo (lamentablemente, quizás). Les dejo la reseña y después les cuento lo que no dije ;)


La ficha del libro:


Saga Chronicles of Tornor I
Título original: Watchtower
Título: La atalaya
Autor: Elizabeth A. Lynn
Año de publicación: 1979
Sinopsis:

Al borde de la frontera se alza la Fortaleza de Tornor, con la Atalaya construida para prevenir una posible invasión. Pero Tornor cae en la batalla con el poderoso Col Istor, y Ryke, el comandante de la Atalaya, debe ofrecer sus servicios al cruel conquistador para salvar la vida de su joven señor. Mientras el invierno sujeta a Tornor en su puño helado, Ryke recibe la ayuda de dos guerreros misteriosos con quienes logrará huir hacia el sur.

Cuando por fin llega la primavera, volverá a Tornor con Errel, el heredero del trono, para continuar la lucha. Pero, mientras, el invasor ha urdido sus planes y está preparado para atacar las demás fortalezas...
En La atalaya se recrea un mundo fantástico en la tradición épica del género. Fantasía heroica moderna de la más alta calidad, muestra la crudeza de la guerra y las emociones involucradas en ella.


LA RESEÑA


La narración de la historia está sujeta a Ryke, comandante del señor Athor de Tornor, quien ha sido derrotado por el señor Col Istor, el ladrón del sur. La novela comienza cuando Ryke despierta en Tornor luego de la derrota, esperando la muerte y rodeado de los cuerpos de sus compañeros caídos en batalla. Cuando se encuentra frente a frente con Col Istor, Ryke debe poner a prueba su moral: para salvar la vida del príncipe Errel, a quien quiere profundamente, Ryke se convierte en el cuarto comandante de las fuerzas del nuevo señor de Tornor. Sin embargo, Ryke no planea violar el juramento de lealtad que hizo ante su señor Athor.

Ryke tiene veintisiete años y desde niño ha sido entrenado para el combate. Hijo de un herrero de la aldea, debe soportar que su hermana Becke sea ahora una de las damas de Col Istor y que el príncipe Errel haya sido rebajado a la posición de bufón. Físicamente, como la mayoría de la gente del norte, Ryke es rubio y de buen porte.

Derrotado su padre, el príncipe Errel debe divertir a los hombres de Col Istor para ganarse la comida. Con el rostro pintado y apenas vestido, realiza piruetas y bufonadas en el salón donde antes era el hijo del señor. Pero Athor ha muerto y Errel no piensa quedarse en Tornor mucho tiempo más; en cuanto observa una oportunidad para escapar, no duda en comunicárselo a Ryke: sabe que los mensajeros (¿o mensajeras?) Sorren y Norres, miembros del clan verde y neutrales ante los conflictos bélicos, los ayudarán a huir. Y, en efecto, así sucede. Con las Cartas como aliadas (una especie de Tarot), el príncipe y Ryke abandonan Tornor.

Sorren y Norres son mujeres, pero se han hecho pasar por ghyas, seres hermafroditas miembros del clan verde que trabajan llevando mensajes de un lado a otro y que no pueden mentir. En Sorren y Norres encontramos, quizá, el aspecto feminista de la novela: ellas son pareja y se negaron a llevar la vida de cualquier mujer de aldeas, casándose y teniendo hijos. Sorren es experta en el combate y será luego compañera de entrenamiento de Ryke. Es la naturaleza de Sorren lo que le hace preguntarse a Ryke acerca de los roles de las mujeres y los hombres. En este universo alterno/"sociedad medieval" donde transcurre la historia, estos roles están predefinidos y es poco lo que se puede hacer para contradecirlos.

A lo largo de la novela advertimos que algo ocurre entre Ryke y Sorren, pero también que algo ocurre entre Ryke y Errel. Ryke me ha resultado todo un enigma y es que a mí me gustan las novelas que permitan profundizar en las personalidades de los personajes. Ryke es un luchador leal, soberbio y orgulloso... y tal vez no pueda decir más que eso. Su lado sensible no es explotado a fondo. Como todo guerrero, el primer amante de Ryke es la lucha.

Exiliados en el paradísiaco Vanimia junto a Van, su esposa Maranth, el joven Hadril y demás habitantes del valle, descubriremos las profundas diferencias entre ambos protagonistas: Errel no es un guerrero, mientras que Ryke ansía el combate y no desea quedarse en Vanimia mucho tiempo más. Quizá este espíritu guerrero es lo que más le atrae a Ryke de Sorren, junto con su parecido físico con Errel. Entonces podríamos preguntarnos, ¿a quién ama Ryke? ¿Con quién se quedará y en dónde? Bien, la respuesta es una sola: Ryke siempre estará donde haya guerras.

Estructuralmente, la novela es bastante lineal: partimos de una situación negativa —la derrota de Athor— y todo lo que sigue a partir de ese momento constituye los intentos de los personajes por recobrar el orden anterior: que la Fortaleza vuelva a manos de su señor legítimo. ¿Quién es ese señor? Tendrán que leer la novela ;)

http://1.bp.blogspot.com/-rX0mpRvKK5w/TYyJEgm0gAI/AAAAAAAACB4/92x2ROhNmpU/s1600/separador.png

Atención: spoilers

Bueno, lo que no puse en la reseña fueron las citas del libro, porque yo suelo colocar citas para fundamentar lo que digo (no podré colocar la página de referencia porque lo leí en formato digital y es lo mismo que nada). Bajo mi observación, creo que la bisexualidad de Ryke es bastante evidente, aunque finalmente no termine teniendo una relación con Errel. Y es que Errel es demasiado opuesto a Ryke: no le gusta la guerra (deja bien en claro que no es un guerrero, sino un cazador) y rechaza su deber como señor de Tornor. Le cede el cargo a su hermanastra, Sorren, quien acepta de buen grado y le ofrece a Ryke que se encargue del entrenamiento de los jóvenes. Ryke tiene dos opciones: volver con Errel al valle de Vanimia o ir con Sorren (como dije antes, Sorren está en pareja con Norres).

Observemos esta escena, que tiene lugar en el valle de Vanimia, donde los personajes se exilian:


Alguien más estaba subiendo por la colina. Era Hadril, saludándole con la mano. Iba descalzo, sin camisa, y chorreaba sudor. Se dejó caer sobre la hierba con un gruñido de satisfacción.
—Uf.
Ryke no pudo evitar una sonrisa.
—¿Qué pasa?
—Hemos estado bailando. Y bailando. Hemos acabado ahora mismo. Me he tirado la mitad del pozo por encima de la cabeza. —Rodó sobre la espalda. Tenía la piel de gallina en los brazos y el pecho—. Ah, qué bien se está al sol...
Arqueó la espalda, tan inocente en su placer como si fuese un animal joven.
Ryke sintió un pequeño nudo de tensión formándose entre sus caderas. Apartó los ojos del muchacho.
—La verdad es que aún no me creo que vaya al norte —dijo la límpida voz de Hadril—. ¿Ryke? — Ryke volvió la cabeza. Hadril se había sentado sobre el suelo, con las rodillas pegadas al pecho—. Esto no podría decírselo a nadie aquí — le confesó con timidez—, pero a ti puedo contártelo. Ya sé que rompe el chea y que está mal, pero tengo muchas ganas de ver una guerra.


Bueno, creo que es evidente la tensión sexual (unilateral) de la escena. Es demasiado gráfica: la descripción de Hadril (iba descalzo, sin camisa, y chorreaba sudor), la reacción de Ryke (Ryke no pudo evitar una sonrisa), las imágenes visuales, que son en realidad observadas desde Ryke (Tenía la piel de gallina en los brazos y el pecho. Arqueó la espalda, tan inocente en su placer como si fuese un animal joven) y la reacción de Ryke: sintió un pequeño nudo de tensión formándose entre sus caderas. Apartó los ojos del muchacho. Y sin mencionar los adjetivos y sustantivos que el perturbado narrador ominisciente usa para referirse a Hadril: límpida voz, timidez, inocente placer, animal joven...

¿Qué tal?

Y esta escena nos lo confirma todo:

La brisa cambió de rumbo y Ryke sintió el olor de Errel, ese aroma único que cada ser humano lleva consigo desde el nacimiento, que nunca cambia y que es distinto para cada persona. Ryke lo había respirado muchas veces cuando compartían el lecho. Errel se había afeitado y el perfil de su mandíbula era ahora suave y liso. Tenía la piel de un tono aún más dorado que Sorren, y el pelo le llegaba hasta la camisa. Sus ojos eran de un azul más oscuro que los de ella. Era la semejanza con Errel lo que amaba Ryke en Sorren. Se le nublaron los ojos. Se preguntó si habría algún modo de explicarle eso a Norres.

La escena del final


Si tienen la oportunidad y les llamó la atención, lean este libro. Es una obra muy linda, aunque el final nos deje rechinando los dientes ;)



Facebook Twitter Tuenti Meneame Stumbleupon Favorites More

1 comentarios:

  1. sculpture dijo...:

    Me pregunto, ya que este es el primer tomo de la trilogia, si en el segundo sigue despejando las dudas.... el primer libro me ha gustado, auque al principio estuve un poco aturdido por la brusquedad con cual empieza el libro. Pero bueno, he disfrutado leyendo.

 
Web Stats